Rugby en silla de ruedas – Deporte en FLM

Rugby en silla de ruedas – Deporte en FLM

Desde la FLM sabemos que la práctica deportiva tiene múltiples beneficios en las personas que lo realizan. El objetivo principal es favorecer la salud del que lo practica, y por tanto su calidad de vida, por ello promovemos el deporte entre las personas con lesión medular, que este sea accesible e inclusivo, para obtener unos beneficios físicos, psíquicos y sociales en nuestros deportistas.

Hoy os queremos hablar sobre uno de nuestros deportes estrella, el rugby en silla de ruedas que, además, este año está de enhorabuena en nuestro país puesto que se ha disputado la primera Liga Nacional y porque va a debutar la selección española en el Campeonato de Europa. Uno de nuestros jugadores, ha participado en un torneo internacional en Amsterdam como preparación a este campeonato.

En concreto el rugby en silla es una modalidad muy completa con el que podemos mejorar nuestra fuerza, resistencia, velocidad, coordinación y equilibrio.

Además, es un deporte en el que el trabajo en equipo es fundamental y podemos conseguir muchos valores positivos como el compañerismo, la cooperación, la solidaridad, y otros como el respeto al rival. Todo ello incrementa positivamente las relaciones sociales.

El rugby en silla de ruedas fue creado en los años 70 en Canadá por un grupo de deportistas tetrapléjicos que buscaban una alternativa al baloncesto en silla de ruedas, que permitiera a los jugadores con movilidad reducida en brazos y manos poder practicar un deporte en igualdad de condiciones.

El deporte mixto que desarrollaron, que incorpora algunos elementos de otras modalidades como del rugby a pie o baloncesto, se ha convertido desde entonces en uno de los más populares entre los espectadores de los Juegos Paralímpicos.

Practicado por dos equipos de cuatro jugadores en una cancha a cubierto del tamaño de las que se utilizan en el baloncesto (28×15 metros), el rugby en silla de ruedas se juega con un balón de voleibol, por la dificultad que tendría controlar la pelota ovalada de rugby para deportistas con las manos afectadas. El objetivo es atravesar con el balón controlado una línea de 8 metros delimitada por dos conos en el centro de la línea de fondo del campo rival.

En el rugby en silla de ruedas, los jugadores son valorados según su grado de afectación y se les asigna una puntuación que va desde el 0.5 para los deportistas con mayor afectación hasta el 3.5 de los más leves, todos ellos con alguna discapacidad física con afectación mínima en 3 miembros entre piernas y brazos. El máximo de puntos que pueden sumar los cuatro jugadores de un equipo en la cancha es 8, para permitir que los deportistas con mayor discapacidad también participen.

Los deportistas con puntos bajos (de 0,5 a 1,5) utilizan una silla defensiva con una grilla en la zona delantera que permite bloquear con más efectividad a los jugadores contrarios. Los jugadores con puntos altos (de 2 a 3,5) usan sillas ofensivas que son más robustas y tienen más protección para facilitar que eviten ser “cazados” por los oponentes.

El choque entre las sillas de ruedas sí está permitido, pero no lo está el contacto físico entre los jugadores. Esta disciplina, por tanto, requiere competidores dotados de grandes dosis de habilidad y fortaleza.

La primera vez que se pudo ver este deporte en unos Juegos Paralímpicos fue en Atlanta 1996, aunque sólo a modo de exhibición. En Sídney 2000, ya se disputó como evento con medallas.

A nuestro país llegó en 2011 donde la FLM creó el primer grupo, dos años después se creó otro grupo en Barcelona y en mayo de 2014 se disputó el primer partido en España entre estos dos equipos. Posteriormente se han ido uniendo más, para en la actualidad estar compitiendo 5 equipos en una Liga Nacional: los Toros de la Fundación del Lesionado Medular, el BUC de Barcelona, el CAI Deporte Adaptado de Zaragoza, el Zuzenak de Vitoria y los Lobos de Valencia. Hay otros proyectos formándose para competir en el futuro en otras ciudades como Toledo, Sevilla o Manresa.

Por todo lo que os hemos contado, os invitamos a que probéis este deporte tan espectacular y divertido, que está en crecimiento en nuestro país. Si estáis interesados poneros en contacto con el responsable de la Sección Deportiva de la Fundación del Lesionado Medular, Iker de Isusi.

 

¡Os esperamos!

Un comentario

  1. Rebeca
    | Responder

    Buenas noches tengo una lesión medular nivel c-5 c-6 , me han comentado sobre este deporte y me gustaría poder probarlo.
    Como podría hacerlo?
    Gracias

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.