Accesibilidad Bajo Cero

Accesibilidad Bajo Cero

15 enero 2021 | Artículos |

Filomena se ha hecho famosa, y por mucho tiempo para los madrileños y vecinos de otras comunidades, nos ha dejado  insólitas imágenes donde los ciudadanos hemos sabido sacar el mayor partido de esta gran nevada para disfrutarla.

Sin embargo, existe una realidad que ha dado la cara rápidamente en cuanto hemos querido volver a la “nueva normalidad” para poder continuar con nuestro día a día ya extraño ante la situación de pandemia que veníamos sufriendo.

Calles cubiertas de nieve convertida en hielo, árboles y distintos elementos caídos o sin poder utilizarse hacen que el momento de salir a la calle sea muy complicado convirtiendo el ir a trabajar o comprar en actividades de mucho riesgo.

Las labores de acondicionamiento de los distintos municipios parece que van a ser lentas y esto va a tener repercusiones importantes en la vida diaria de las personas con movilidad reducida. Si la accesibilidad en la vía pública antes de Filomena siempre ha estado pendiente de mejorar, ahora se nos presenta un panorama todavía aún desconocido en esta materia durante unos días.

Sabemos además, que las máquinas quitanieves, dejan pequeños muros de nieve hacia ambos lados de la calzada  que no son retirados por lo que suponen un nuevo obstáculo importante para la deambulación de las personas con movilidad reducida por las calles. Los accesos que se van realizando, no son lo suficientemente anchos en algunos casos para la entrada de sillas de ruedas y el pavimento es muy deslizante ahora mismo para las ruedas de las sillas más habituales y los tacos de muletas y bastones .

Mientras los accesos a rampas, barandillas y parte de las calzadas queden aún por acondicionar, todas estas personas están destinadas a mantenerse en casa durante más tiempo que la mayoría de ciudadanos ya que su seguridad en las salidas tardará algo más en llegar.

Sólo aquellos usuarios de sillas de ruedas que cuenten con este modelo están autorizados en este momento para salir:

Obviamente, serán pocas personas usuarias de ruedas las que veremos estos días en las calles, aunque podría ser una gran propuesta para la administración pública dada la experiencia que estamos teniendo con Filomena.

Dado que la recomendación a día de hoy es quedarnos en casa mientras se vayan acondicionando los espacios públicos, carreteras y accesos nos gustaría poder dar consejos a nuestros usuarios dado la vulnerabilidad de su situación:

  • Llamar al 112 para informar en caso de necesidad urgente de atención
  • Apoyarse en familiares y amigos o vecinos cercanos para compras necesarias o gestiones urgentes que impliquen salir, así como para acondicionar las infraestructuras de la casa para retirar la nieve .
  • En casos de necesidad ante la imposibilidad de ayuda cercana, buscar grupos de apoyo vecinales para poder atender estas necesidades básicas.
  • Mantener las recomendaciones generales para estar en casa con el mejor aislamiento posible intentando mantener la temperatura a 21º, bajando las persianas antes de que desaparezca el sol, corriendo cortinas, dejando libres los radiadores de muebles, hacerse con acopio de agua en previsión de que las tuberías se hielen y en este caso en concreto no utilizar alfombras por los riesgos de caída o accidentes que implica. Cuidado especial con el uso de mantas eléctricas u otros sistemas de calor que pueden llegar a provocar quemaduras en personas con sensibilidad alterada o movilidad reducida. Además, sería interesante que las personas convivientes utilizasen todas la misma estancia para concentrar así la energía.
  • Ir consultando el estado de las vías cercanas a nuestro domicilio y entornos habituales.
  • Ser previsores y acordarnos de llamar, cuando se considere seguro salir de casa, a las estaciones de transporte público que utilizamos para saber si los elementos de accesibilidad que solemos utilizar están operativos.
  • Si la persona que nos ayuda convive con nosotros, recordadle la forma en la que puede evitar riesgos, usando ropa térmica, gorro, braga y guantes, calzado adecuado, prestando atención durante el trayecto manteniendo manos libres, llevar compra en mochila, caminar con pasos cortos y centro de gravedad hacia delante. Si se llegase a caer, mejor no apoyar en rodillas, muñecas y buscar un punto de apoyo firme. Sólo si la realmente la persona es experta en trekking, utilizar bastones.

Animamos a nuestros usuarios a investigar más sobre estos consejos y prestar atención a nuevas publicaciones que pueden ser muy interesantes para conocer más acerca de las posibilidades de accesibilidad en nieve.

También pediríamos a las organizaciones públicas que en el acondicionamiento de las calles se comience a contemplar un diseño accesible para crear itinerarios libres de obstáculos para todos los ciudadanos así como dar  prioridad en el acondicionamiento de las plazas de parking reservadas para personas con movilidad reducida de forma que se pueda agilizar las salidas de estas personas en sus vehículos particulares.

Como terapeutas ocupacionales, una vez más, vemos la necesidad de conocer todas las opciones que existen en el mercado para mejorar la accesibilidad de nuestros usuarios y poder llegar al máximo potencial de independencia en vuestros hogares.

¡Mucho ánimo, pronto volveremos a vernos!

 

 

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.